Este artículo propone algunos consejos para planificar el aprendizaje de un idioma. Como probablemente ya te habrás dado cuenta, para algunas personas es mucho más eficaz dedicar 10 minutos al día practicando un idioma, en vez de 3 horas diarias durante un mes. Es por ello que consideramos que la repetición por espacios y la regularidad en tus revisiones son los dos pilares del aprendizaje.

Última actualización 11/2/2020

Planificar el aprendizaje de un idioma

Planificar el aprendizaje de un idioma es lo primero que debes tener en cuenta para aprender de forma cómoda y a tu ritmo.

Para cumplir con este objetivo es importante pensar en todo aquello que te motiva a aprender un idioma, así como en los métodos de aprendizaje que pueden funcionar para ti de acuerdo a tus intereses, tu capacidad de memorización y tus necesidades de aprendizaje.

En función del compromiso y de cuán motivado estés, puedes planificar con mayor facilidad el tiempo que dedicarás a tus revisiones y las actividades que llevarás a cabo durante tus semanas de estudio.

Cuando comiences a estudiar y a planificar el aprendizaje de un idioma tendrás que valorar cuánto tiempo estás dispuesto a dedicar a ello. ¿15 minutos? ¿30 minutos? ¿1 hora al día?

Por falta de tiempo, puedes optar por no estudiar todos los días y preferir organizarte para estudiar alternando tus actividades diarias con el estudio. Por ejemplo, puedes comenzar estudiando cada dos días semana, luego tres veces por semana y así sucesivamente.

Lo importante es mantener un ritmo constante y comprometerse desde un principio con el tiempo establecido.

¿Cómo motivarse para convertir el estudio en un hábito?

Las etapas para planificar el aprendizaje de un idioma pueden ser la parte más difícil durante el aprendizaje.

 Una vez que decides dedicar tiempo a aprender un idioma pregúntate: ¿Seré capaz de mantener mi promesa de dedicar X tiempo revisando cada día? ¿Tengo la sensación de que voy a abandonar mi meta pasadas unas semanas?

Si tu respuesta es afirmativa, recuerda que es muy importante respetar el programa que te propusiste al inicio de tu aprendizaje. Puede parecer un poco difícil al principio, por eso recuerda que es clave reflexionar sobre tus buenos propósitos y objetivos de aprendizaje.

planificar el aprendizaje de un idioma

Consejos para planificar el aprendizaje de un idioma

1. Planificar sesiones de 15 a 20 minutos diarios

Revisando en cortas sesiones verás un progreso rápido en el vocabulario básico y te sentirás animado a avanzar poco a poco. Te sugiero leer este artículo sobre cómo aprender vocabulario rápidamente.

2. Apuntar tus actividades diarias en una agenda

De esta manera, recordarás «tu compromiso» y sentirás la necesidad de cumplirlo. Igualmente, escribir tus actividades prioritarias en una agenda te permite despejar tu mente. Intenta poner en práctica técnicas de estudio durante tu aprendizaje, así te darás cuenta de que al momento de escribir tus tareas y metas del día sobre el papel te sentirás a gusto al escribir «ok» al lado de cada tarea realizada.

3. Compartir tus objetivos públicamente

Si practicas este ejercicio con tus amigos por medio de redes sociales o directamente haciendo un comentario a tus colegas de trabajo a la hora de la pausa, te sentirás comprometido y podrás celebrar tus logros públicamente. Hablar de tus compromisos aumenta la motivación y ayuda a obtener resultados eficazmente. Haz la prueba. Recuerda que para mantener tu motivación, es importante establecer objetivos que te ayuden a medir tus resultados en el futuro.

4. Programa recordatorios para no olvidar tus sesiones de aprendizaje

Siguiendo el consejo anterior, puedes ayudarte con recordatorios en el móvil o con pequeñas notas en tu lugar de trabajo para evitar olvidar tu compromiso. Hay personas que prefieren escribir en su agenda personal une pequeña nota en colores vivos, otros que ponen una alerta en su teléfono. Todos los métodos son útiles, siempre y cuando te ayuden a motivarte durante el aprendizaje.

5. Lleva contigo un cuaderno para anotar las palabras que aprendas cada día

Cuando viajas, te das cuenta rápidamente que las personas que conoces utilizan un lenguaje informal o palabras que no se encuentran en el diccionario oficial del idioma que aprendes. Es por ello que llevar un pequeño cuaderno de bolsillo puede ser útil para anotar aquellas palabras que no aprendes en una clase de idiomas formal.

Por ejemplo, para alguien que aprende francés, la expresión «La Vache!! » utilizada en un momento de admiración, puede ser entendida por alguien que aprende francés como «La vaca». Si bien el significado es correcto, no corresponde al contexto en el que se habla, ya que tiene diferentes significados. Sé curioso y no dudes en preguntar el significado del vocabulario que no tienes claro. Cuando tengas una lista larga de nuevas palabras, escoge 10 palabras nuevas y archívalas en un documento en Word o añádelas en tu app de MosaLingua donde puedes almacenar y memorizar el contenido que aprendes. 

Recuerda: Para memorizar 10 palabras nuevas basta con revisar cinco minutos al día. Al final de un mes de revisión habrás aprendido 300 palabras (10 palabras en 30 días), dos meses después, 600, y así sucesivamente.

6. Aprende idiomas cantando

Seguramente conoces de memoria una canción en inglés que te encanta. Aprender cantando es una de las opciones mas divertidas para practicar un idioma ya que tienen un alto grado de efectividad. Seguir la letra de tus canciones favoritas mientras cantas te ayudará en la escucha y en la pronunciación del idioma que aprendes. Personalmente, yo aprendí con gran facilidad italiano escuchando canciones del grupo Neri Percaso. Recuerdo que, en la escuela, hacíamos concursos de canto y practicábamos inglés aprendiendo canciones de los Beattles como Yellow Submarine, Obladi, Oblada y Yesterday. Cuando estudié francés me gustaba mucho revisar nuevas palabras cantando canciones del grupo Louise Attaque

No te pierdas nuestros artículos sobre aprender inglés con Coldplay, aprender canciones infantiles en inglés (para principiantes) y 5 etapas para aprender un idioma escuchando música. 

7. Diviértete mientras aprendes

Cuando aprendes un idioma, puedes trabajar diferentes habilidades del idioma al mismo tiempo (escucha y habla), (escucha y escritura)… la clave es mantener el interés por el aprendizaje. Si te gustan las noticias, puedes empezar leyendo o escuchando las noticias en la radio, en la televisión o en Internet. Las noticias presentadas en canales de la BBC o de National Geographic pueden ser opciones interesantes.

También puedes memorizar nuevas palabras durante 5 minutos o practicar leyendo y revisando algunos artículos que traten temas de tu interés (10 minutos). Al día siguiente, puedes alternar dedicando 10 minutos a escribir (puedes comenzar a crear un blog en el idioma que aprendes). Una vez a la semana puedes hacer una sesión de conversación con un amigo o realizar un intercambio de idiomas con un nativo.

Para mejorar la escucha, intenta seguir las noticias diarias o escuchar un podcast durante 5-10 minutos al día. Te darás cuenta de tu progreso rápidamente y verás que los resultados te animarán a seguir el mismo ritmo o incluso a intensificarlo. Busca películas en versión original con subtítulos, luego intenta ver la misma película sin ellos, intentando seguir los diálogos.

Más allá de las sesiones de aprendizaje, puedes dedicarte a tus actividades favoritas y al mismo tiempo mejorar el idioma que aprendes. También puedes hojear cómics (las fotos ayudan mucho) o escuchar algunos extractos de música que te guste mediante la lectura del texto de la canción. De esta manera aprenderás sin esfuerzo y el aprendizaje de un idioma se convertirá en un hobby.

Para terminar nuestros consejos para planificar el aprendizaje de un idioma, recuerda la importancia de diversificar las actividades que te llenan cuando estudias. De ésta manera, mantendrás el interés de seguir aprendiendo. ¡La clave está en la motivación!

Este artículo fue publicado en el blog del festival La croisée des Blogs por el autor del blog Mémoire Facile.