Estás muy motivado y con muchas ganas de empezar a estudiar una lengua extranjera… ¿Y ahora qué? «Hojeas» todos los recursos lingüísticos que encuentras en Google y después de una búsqueda rápida te sientes abrumado por los centenares de resultados que obtienes. Hoy quiero hablarte de alguien que conozco, de los problemas que tuvo con el tema que hoy nos ocupa y de cómo, por fin, supo encontrar los mejores recursos de aprendizaje de idiomas en línea.

mejores recursos de aprendizaje de idiomas

Cómo escoger los mejores recursos para aprender idiomas

1. Define tu objetivo de aprendizaje

Antes siquiera de empezar a buscar recursos y herramientas para aprender idiomas, necesitas definir un objetivo, y este tiene que ser concreto.

En el caso de Cédric (el personaje 100% ficticio de la historia de hoy 😉), su pasión por el japonés empezó con las series que miraba en televisión. Después de mucho tiempo, se dio cuenta de que quería aprender la lengua. Empezó leyendo algunos libros de texto y páginas web y haciendo ejercicios. Se sentía como si estuviera de vuelta en la escuela.

Pero pronto vio que no estaba yendo a ninguna parte, no estaba evolucionando, porque por cada respuesta a una de sus preguntas, surgían diez dudas más. Estaba claro que necesitaba una dirección clara en sus estudios.

Para que tu «brújula» apunte en la dirección adecuada tan solo necesitas la respuesta a una pregunta muy sencilla: «¿Por qué quieres aprender un idioma nuevo?» Cédric quería ser capaz de poder entender las series japonesas que tanto le gustaban sin tener que depender de los subtítulos.

Si hubiera empezado a estudiar esta lengua con un objetivo claro, se habría dado cuenta de que pasarse horas intentando memorizar caracteres japoneses no le iba a ser muy útil. Definir un objetivo claro y específico es muy importante, ya que te guiará a la hora de escoger los recursos de aprendizaje.

Así que, ¿cuál es tu objetivo?

  • ¿Poder comunicarte con hablantes nativos?
  • ¿Leer libros o revistas?
  • ¿Escribir correos electrónicos para el trabajo?
  • ¿Ver series de TV sin perderte la acción por estar pendiente de los subtítulos?

Fijar un plazo también puede servirte de motivación, pero intenta que sea flexible, ya que nunca sabes cuánto tiempo necesitarás para alcanzarlo. Ahora, escribe tu objetivo en un trozo de papel y pégalo en algún lugar visible. Confía en nosotros, ¡funciona!

Volviendo a nuestro ejemplo: para ver series, Cédric necesita saber cierto vocabulario, aprender la gramática básica (pero no mucha) y, por encima de todo, encontrar muchas pistas de audio y recursos audiovisuales para practicar su comprensión auditiva.

mejores recursos de aprendizaje de idiomas

2. Haz cosas que te gusten

Avancemos hasta hace unas semanas. Cédric ha estado practicando su comprensión auditiva del japonés de manera regular, pero está perdiendo las ganas. Cada vez que se pone a practicar, se siente como si estuviera de vuelta en el colegio. Es MUY aburrido y se siente muy alejado del objetivo que se marcó.

¿Y qué pasa con esas series que tanto disfruta viendo? ¿Y con la cultura japonesa?

¿Por qué está escuchando diálogos aburridos de gente comprando en el supermercado?

Como ves, aprender un idioma no es como aprender cualquier otra cosa. A diferencia de materias como las matemáticas, un idioma se vive. Un idioma es más que palabras y reglas gramaticales. Tiene que tener sentido para ti, como cualquier otra cosa que te guste.

Por eso, Cédric debería haber escogido recursos lingüísticos más en consonancia con sus intereses si no quería perder la motivación y las ganas de aprender.

Pero no solo tengas en cuenta tus aficiones e intereses. Piensa también en tu tipo de actividad favorita y hazla en el idioma que aprendes.

Por ejemplo:

  • Si estás siempre arriba y abajo, seguramente querrás usar aplicaciones móvil
  • Si eres una persona sociable, disfrutarás interactuando con un tutor o hablante nativo a través de una plataforma en línea o en intercambios lingüísticos en tu ciudad
  • Y si eres más parecido a Cédric, conocido por estar siempre tirado en el sofá, considera escoger recursos en línea que puedas usar desde la comodidad de tu casa.

Así que Cédric, en vez de hacer lo que hacía en las clases de lengua de su instituto, ha decidido escuchar vídeos cortos en japonés para ampliar su conocimiento de la lengua. Se lo pasa súper bien en el sofá mientras descubre cosas sobre el Imperio del Sol Naciente (que es Japón, por cierto).

3. Inspírate en otros compañeros

Ahora que Cédric sabe qué tipo de recursos encajan con su objetivo e intereses, debe afrontar otro problema: dónde encontrar dichos recursos.

Como he dicho antes, hay cantidad de recursos disponibles en Internet, y hacer una selección puede convertirse en una pesadilla. ¡Pero no tiene que hacerlo solo! Puede hacer lo que hicieron otros estudiantes en el pasado. En otras palabras, puede escoger recursos que otros estudiantes ya hayan probado y recomendado.

Mucha gente documenta su proceso de aprendizaje en línea, y sus experiencias constituyen un recurso muy valioso. Si sigues a estas personas, podrás obtener la respuesta a las preguntas que te has estado haciendo y encontrar aquellos recursos que mejor cubran tus necesidades.

Por cierto, nuestro blog está basado exclusivamente en las experiencias de nuestro equipo de políglotas. Es un lugar excelente para empezar tu búsqueda online.

Es posible que te topes con tesoros que te ayudarán a encontrar los mejores recursos lingüísticos para tus necesidades, objetivos, estilo de aprendizaje y modo de vida. ¿No sabes muy bien por dónde empezar?

Resumen: Cómo encontrar los mejores recursos de idiomas

Esto es lo que tienes que hacer para elegir el recurso más adecuado para aprender un idioma:

  1. Marcarte objetivos de aprendizaje concretos
  2. Pensar en qué tipo de actividades te gusta hacer
  3. Dejar que otros estudiantes te inspiren

Bonus: Cómo elegir los mejores recursos para aprender idiomas (VÍDEO)

Cédric (el real, no el personaje ficticio) ha grabado un vídeo con todos estos consejos. Míralo a continuación o desde nuestro canal de YouTube.

El vídeo está en inglés, así que… ¿por qué no practicar un poco tu comprensión auditiva? Si prefieres verlo en español, haz clic en el icono en forma de engranaje.

Y no te olvides de suscribirte a nuestro canal de YouTube para acceder a más vídeos.